Torres y Liva: Bomberos rescatan los últimos recuerdos de un nene y se los entregan a su mamá

Una historia conmovedora en medio de la tragedia. Karina tuvo que evacuarse con sus dos hijos y no pudo sacar lo más valioso que tenía en su departamento. Hoy los bomberos arriesgaron su vida y le regresaron la urna con las cenizas y una foto del nene.

Por Pablo Falcone

Karina Benitez (37) estaba desesperada. El domingo a la noche el departamento que alquilaba ardió durante el incendio de Torres y Liva y tuvo evacuarse con sus hijos de 3 y 13 años. Sólo le quedó la ropa que tenía puesta. En medio de la tragedia tenía un desvelo: saber si la urna con las cenizas y un cuadro de un hijo fallecido se habían salvado de las llamas. Soñaba con recuperar sus últimos recuerdos.

Desde ese día se acercó a los bomberos para pedirle por favor que intentaran llegar hasta el departamento 3C y trarle de vuelta los más valioso que tenía en su casa. La tarea era riesgosa y durante las primeras horas fue imposible hacerla: el combate de las llamas, el humo y el inminente riesgo de derrumbe hacía imposible que los bomberos se arriesgaran. Con el paso de las horas, las llamas fueron controladas y algunos escombros removidos. La zona aún era peligrosa. Pero conmovidos con la historia, este martes a la tarde, el jefe de bomberos del Cuartel Central, Alberto Gabba, y sus compañeros Miguel Ale y Alejandro Damore tomaron la decisión: diseñaron un plan para entrar a las ruinas de lo que habían sido del departamentos y buscar la urna con las cenizas del nene.

Después de analizar las mejores opciones, decidieron ingresar por la calle Rivadavia y subir las escaleras para llegar hasta el tercer piso. El camino fue complejo: los escombros y la fragilidad de la mampostería hicieron que debieran extremar las precauciones. El edificio está a punto de derrumbarse.

Al llegar al tercer piso, los bomberos se encontraron con una escena desoladora: el pasillo en común ya había sido arrasado por las llamas. Pero la estructura del departamento aún se mantenía estable. Uno de ellos pudo ingresar y en lo que era el living encontró intacta la urna con las cenizas del bebé y su foto. “Había un riesgo pero nos conmovió la historia, somos padres también y entendemos lo que significa para la señora perder todo el recuerdo de su familia”, cuenta Gabba sobre la decisión de ir en búsqueda de los resto.

El conmovedor abrazo entre la mujer y el bombero que encontró la urna y la foto del nene fallecido.
El conmovedor abrazo entre la mujer y el bombero que encontró la urna y la foto del nene fallecido.

Por el mismo peligroso recorrido, los bomberos volvieron para entregarle a la mujer los recuerdo de su nene. Sobre la calle Rivadavia ella los esperaba. Apenas los vio, no pudo contener la emoción: se arrodilló en la calle y, entre lágrimas, les agradeció a los bomberos por haberse jugado la vida para recuperar los últimos recuerdos de su hijo.
(Fuente La Capital de Mar del Plata)

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario
Por favor ingrese su nombre