Condenado por haber encargado el crimen de su ex esposa: el Dr Chaín dejó el cargo en el Hospital de Rauch

CREATOR: gd-jpeg v1.0 (using IJG JPEG v62), default quality

José Nicolás Chaín, el ex médico de la policía bonaerense condenado a reclusión perpetua por un tribunal que consideró que le pagó 1300 pesos a un sicario para que asesinara a su ex mujer, dejó por motivos personales el cargo de anestesiólogo que desde principios de este año desempeñaba en el Hospital Municipal de Rauch.

En enero pasado, en medio de una fuerte resistencia, Chaín se presentó en el hospital de nuestra ciudad a trabajar como anestesiólogo. Si bien seguía residiendo en Luján, el médico cumplía periódicamente las tareas profesionales en la ciudad.

En los últimos días se conoció la noticia que desde hace poco más de una semana Chaín no trabaja en el Hospital de Rauch.

Motivos personales, aunque alejados de la fuerte resistencia que su presencia generó en la ciudad, lo llevaron a dejar el cargo que ocupaba en el Nosocomio.

Hace 24 años, Chaín encargó el crimen de su ex esposa Ana María Domínguez. La justicia lo había condenado por instigador del hecho que en abril de 2000 cometió Carlos Martín Sayavedra.

Domínguez y Chaín se casaron en 1988 y fueron padres de una nena en 1993. Cuatro años más tarde, cansada de los reiterados episodios de violencia que sufría por parte de su pareja, Ana María decidió ponerle fin a esa relación. La mujer le inició una demanda para que se hiciera cargo de los alimentos de la hija que tenían en común. El juez fijó en 15.000 pesos la deuda, más 800 por mes. Y eso fue demasiado. El hombre contrató entonces a un sicario para que matara a su ex mujer. El sicario cumplió sin titubeos: irrumpió en la casa de su víctima, la paralizó con una descarga eléctrica y luego la asfixió con una almohada. Ana María Domínguez tenía 35 años y había llevado una relación tumultuosa con José Chain. Quienes conocieron a la pareja contaron que ella era golpeada por el hombre.

A raíz de una demanda iniciada por la mujer, un juez dictaminó que Chain debía pagar 15.000 pesos como deuda por alimentos y fijó además la cuota mensual. Cinco días después, ella fue encontrada muerta en su casa del barrio Zapiola, en Luján. Había sido inmovilizada con una descarga eléctrica –efectuada con una picana portátil, del tipo de defensa personal– y luego asfixiada, posiblemente con una almohada.

Dos días después del hecho, Carlos Martín Sayavedra, alias “Perita”, fue detenido y declaró en la causa ante el fiscal Juan Mirés.

En la indagatoria, Sayavedra le contó además al fiscal que Chain le había confiado que tenía “problemas con su ex mujer”, al punto de que el hombre dijo de su ex esposa: “Me tiene cansado, en cualquier momento la voy a matar”. Perita Sayavedra contó también que ya antes había hecho “trabajos” para Chain: le había volcado removedor a la camioneta de Almeida y había forzado la puerta de la casa a nombre de Chain donde siguió viviendo por un tiempo Ana María Domínguez tras la separación.

A partir de esa declaración, el fiscal se lanzó a investigar a Chain. Descubrió que, horas después de la muerte de la mujer, el médico hizo una extracción de 1000 pesos en un cajero. Que mucha gente conocía la mala relación de la ex pareja, que Chain amenazaba a su ex mujer e incluso que hubo quienes mencionaron el temor de la mujer a que la matara. Y que la hija de ambos refirió que años atrás, en la casa familiar, el padre disparó contra la madre dos tiros que no dieron en el blanco.

Chain es médico, veterinario, anestesista y perteneció a la Policía bonaerense como médico forense. Por una vieja denuncia estaba en disponibilidad y su exoneración estaba demorada en el Ministerio de Seguridad de la provincia.

Fuente: La Nueva Verdad de Rauch