El ministro de Economía, Luis Caputo, anunció el paquete de medidas de urgencia económica

El ministro de Economía, Luis Caputo, ratificó que el país “esta frente a la peor herencia de su historia”, por la cual “los argentinos son cada vez más pobres”, al presentar las primeras medidas del paquete de urgencia económica que se esperaban desde el lunes.

En un mensaje grabado y difundido esta tarde con cierto retraso, Caputo señaló que “el déficit fiscal supera 5,5 puntos de producto, con un Banco Central con hoja de balance absolutamente deteriorada, sin dólares en su activo y una emisión monetaria de mas de 20 puntos de producto que hizo que actualmente la inflación navegara al 300% anual y castigara a los argentinos todos los días”.

De forma didáctica, se tomó varios minutos para explicar qué es el déficit fiscal y por qué es la raíz, a su criterio, de los problemas de la economía del país y de la economía cotidiana de cada argentino. En ese sentido, machacó que nunca fueron soluciones válidas los controles de precio, los subsidios y la excesiva emisión monetaria.

“Nuestra misión es evitar esta catástrofe y para ello hay que reconocer la génesis del problema, que ha sido siempre el déficit fiscal”, subrayó, y dijo que buscarán “solucionar el problema de raíz”.

En varios pasajes de su alocución, Caputo retomó frases mencionadas por el presidente Javier Milei, como el reiterado “no hay plata”, y la referencia a una posible hiperinflación de “15.000 puntos” en un año, cifra sobre la que no precisó más datos, si no se toman estas medidas de “emergencia”.

Las medidas económicas anunciadas por Caputo, una por una:

No se renuevan los contratos laborales estatales que no tengan 1 año de vigencia.
Se decreta la suspensión de la pauta oficial a medios de comunicación por un año.
Conforme la ley de ministerios, se reducirán de 18 a 9 y las secretarias de 106 a 54.
Se reducirán al mínimo las transferencias discrecionales a las provincias.
El Estado nacional no va a financiar obra pública nueva. Además va a cancelar las aprobadas cuyo desarrollo no haya comenzado.
Se van a reducir subsidios a la energía y al transporte.
Se van a mantener los Planes Potenciar Trabajo, la Asignación Universal por Hijo y la Tarjeta Alimentar. Estas dos aumentarán un 50% en sus montos.
Se va a sincerar el tipo de cambio oficial, por lo que el dólar pasará a valer $800 pesos, por lo que la devaluación será de más del 100%. Habrá aumento de retenciones, pero no agropecuarias.
El sistema de importaciones no requerirá la aprobación de licencias. El que quiera importar podrá hacerlo. (DIB) ACR